martes, 15 de febrero de 2011

Pablo Dominguez y Sara de Jesús, dos años en el cielo

¡CRISTO HA RESUCITADO!

Hoy hace dos años que Pablo y Sara nacieron a la Vida, así que sin hacer mucho ruido, dejaré en este pequeño post, el recuerdo de estos hermanos en la fe. La comunión de los santos, hará todo lo demás, es decir, lo importante.

Antes de que sigas leyendo, te invito a que mires este video: Pablo Domínguez. Un hombre en la Eternidad (visto aquí).   

"... Aquel 15 de febrero, domingo, estaba maduro y el Señor se lo llevó, junto a Sara de Jesús, hacia el reposo que tenía bien ganado.

Vivió su sacerdocio con intensidad y pasión.

Pablo nos ha dejado la mejor herencia que se puede legar a una familia: su fe alegre y confiada; su esperanza ilusionada; su amor sin limites a Cristo y a su Iglesia.

Nosotros aún tenemos que esperar para abrazarle en la presencia del Padre. Pero sabemos que él, Pablo, nuestro hermano, nos tiende su brazo desde el cielo para que peregrinemos hacia la Casa del Señor y, como en una cordada montañera, lleguemos todos juntos a la cumbre de la contemplación de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.  

Que así sea.

José Manuel, Juan Miguel, Pilar, Masu, Inma y Javier (final del libro `Hasta la cumbre´)."

Si quieres conocer un poco más: web de la película "La Última Cima" y entrevista a Juan Manuel Cotelo en Últimas preguntas.

Estas son las últimas anotaciones del diario espiritual de Sara:

"Inicio del 2009: 

Sólo hay que seguir una huella: la de Cristo en ti. En la oración se manifiesta lo extraordinario, la grandeza de Dios. Que en este nuevo año, lo extraordinario de Dios se manifieste en lo cotidiano de mi vida.

8-enero-2009:
Para conocerse a sí mismo el mejor modo es contemplar a Dios en el centro del alma. Contemplando su humildad veremos nuestra falta de humildad, viendo su grandeza, nuestra pequeñez... Se saca más de aquí que del propio autoexamen.

21-enero-2009:

No confiarnos en haber comenzado la vida de oración y ser constantes en ella. Aun así, hay que vivir como quien tiene el enemigo a la puerta. No perder el temor de perder al Señor. Estas son las moradas en las que tenemos el peligro de pensar que subiremos por nuestras fuerzas olvidando que la cima es un regalo.

8-febrero-2009:
Ante las grandes preguntas de la vida: ¿qué sentido tiene este sufrimiento?, ¿en quién confiar?, ¿qué hacer con la vida?... Sólo hay que seguir una huella: la de Cristo.

Él, en su vida, descifra el enigma del hombre y responde a la pregunta por el sentido. Entonces, predicar el Evangelio es contar el camino encontrado, la respuesta de Cristo a cada enigma de la vida del hombre.

10-febrero-2009
Santa Teresa de Jesús: “En todas las cosas que Dios creó debe haber hartos secretos que debemos aprovechar”.

Y sus dos últimas frases, sin fecha, que aparecen con su caligrafía y que te pongo la foto más abajo:

- La huella de Cristo en nosotros nos ensancha el corazón para que andemos por sus caminos.

- Hay que caminar siguiendo su huella, sabiendo que la cumbre es un regalo.


Pablo y Sara, ¡rogad al Padre por nosotros! 
Pablo Dominguez
Pablo en una ordenación sacerdotal
Pablo y los niños
Sara de Jesús
Últimas frases escritas por Sara en su diario espiritual
Pablo y Sara, momentos antes de su Encuentro con el Abbá

16 comentarios:

  1. ¡Profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! :Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos! Romanos 11:33.
    Un beso, pequeñina

    ResponderEliminar
  2. No conozco de Sara, de Pablo he visto su pelí.
    Que hermosa entrada les hiciste, hermosa de verdad.
    Gracias Patri.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Patricia, hermoso homenaje, este fin de semana han ido al Moncayo y celebraron una Eucaristia alli un grupo de amigos, por el descanso de estas dos almas dignas del Cielo. abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me encanto la peli
    me ha encantado la frase
    Para conocerse a sí mismo el mejor modo es contemplar a Dios en el centro del alma. Contemplando su humildad veremos nuestra falta de humildad, viendo su grandeza, nuestra pequeñez... Se saca más de aquí que del propio autoexamen.

    Gracias¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. De todo lo que deseamos seguir y no podemos, Pablo y Sara son una sonrisa que permanece, y un ejemplo a seguir. Ojalá que yo encuentre personas así, o que me encuentre a mí mismo siendo así.
    Me siento muy lejos de ellos, y muy deseoso de seguirlos.

    ResponderEliminar
  6. A través de mi oración quiero tener un recuerdo
    para Pablo y Sara los dos subieron la cima del
    Reino él mismo día,juntos como hermanos seguiran
    unidos al Padre Celestial.
    Pablo ha dejado una huella muy profunda pero los dos estarán en él recuerdo..

    ResponderEliminar
  7. La eternidad se abrió toda para ellos.
    Ojalá sus semillas crezcan y crezcan dando mucho frutos al Señor.

    Gracias y feliz día.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Patricia! Vi hace poco la peli y me gustó mucho.
    Este sacerdote era todo un ejemplo. Creía en lo que Dios le había encomendado, creía en el sacerdocio, se hizo "todo para todos", mezclándose con el mundo para ser luz del mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Yo vi la peli y me leí el libro, impresionante testimonio.

    ResponderEliminar
  10. Yo también he visto la peli y me gustó mucho. No obstante, me quedado con dos cosas que quiero para mí en mi vida: La entrega de Pablo a su vocación y la alegría que Sara de Jesús transmitía a los demás en el día a día.
    Yo quiero eso para mí. Quiero ser como ellos.

    ResponderEliminar
  11. Era Mayo de 1966, En Almeria, mi tierra, yo, un joven de 13 años asistia a la consagración de Monseñor D. Angel Suquia como Obispo, entonces adscrito a la Diocesis de Almeria. Pocas semanas mas tarde nacía en Madrid Pablo Dominguez. En el 1.991 Monseñor Suquia impuso sus manos sobre la cabeza de Pablo dentro del rito de ordenación sacerdota.


    En mis recuerdos queda que por esas fechas del 1.966 (año de ordenación de obispo de D. Angel Suquia y nacimiento de Pablo Dominguez) que yo, jovencito entonces, comencé a alejarme de la Fé que de una forma tan admirable me transmitieron mis padres. Durante mas de 40 años, vivi como un Agustin cualquiera abandonado de toda Fé y entregado a todo lo que supusiera pecado e impureza.


    Asi fue mi devenir en mi vida (en mi atentado a los Mandamientos de Nuestro Señor, no me dejé en su incumplimiento "ni uno solo de ellos"), todo era vacio e incongruencia en vida.


    Afortunadamente, cuando hace unos meses, abandonado por mi familia (tenia una empresa que se derrumbó por la crisis, y quedé en la mas absoluta de las misierias), y viviendo casi de prestado en una habitación alquilada, tuve la SUERTE de leer el libro de Pablo "Hasta la Cumbre".



    Para mi, fue toda una REVELACION, comencé a recuperar todos los valores que mis padres me instalaron en mi corazon........ Y MI FE SE FUE HACIENDO CADA DIA MAS GRANDE¡¡¡.


    Por mediuo de éste mensaje, quiero dar las gracias a Dios, por ponerme en mi vida los ejercicios espirituales que Pablo impartió a las monjas de Tulebras. Fue todo un fogonazo en mi corazón que derritió por completo el hielo que lo tenia "congelado".


    Hoy, gracias a Dios, mi Fé brota como caudal incontenible de mi alma, y fruto de mi BIENESTAR estoy recuperando todo el cariño y el afecto de mi familia. A El no paro de darle gracias por ponerme el testimonio de Pablo en mi camino, y a El le pido todos los dias (a traves de las intercesiones a Pablo) para que no deje de iluminar a las almas que al igual que la mia, se quedan absolutamente perdidas en este mundo de FALSO MATERIALISMO como en el que yo me vi sometido durante mas de 40 años de mi vida.


    Pablo, amigo mio, desde tu privilegiada posicion en el cielo, no dejes de influir sobre todos los "cafres" que como yo poblamos esta tierra, para que un dia podamos compartir juntos la CONTEMPLACION DE DIOS NUESTRO SEÑOR.


    Pablo, te QUIERO INFINITAMENTE, y no encuentro mejor manera que volcar la inmensa Filia que te tengo, sobre mis hermanos, y especialmente en aquellos que en mis dias de tinieblas fueron(equivocadamente para mi) mis (falsos) enemigos.


    Pablo, QUE DIOS TE BENDIGA POR SIEMPRE¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Anónimo: ¡muchas gracias por dejar escrito este testimonio!, no tengo cómo agradecertelo. Impresionante!

    ¡Ánimo, Dios te ama! Él te da una nueva vida, abrázala fuerte y sin miedo.

    Si necesitas algo, mi mail está en el perfil, de todas formas: fiatmihi@hotmail.es; úsalo si lo necesitas, rezaré por ti, no sé tu nombre pero el Señor sí.

    El Señor te sostenga.

    ResponderEliminar
  13. Conocer a D. Pablo y a Sara tras su muerte ha sido un regalo de Dios.Con sus vidas y con su muerte, con sus escritos y sus fotografían transmiten la Paz y la Alegría de Dios.
    Compuse una oración hace meses y la rezo todos los días y le ruego a D.Pablo que reze por mí para que pueda servir mejor en mi familia.
    miguel

    ResponderEliminar
  14. Anónimo: me alegra mucho lo que cuentas, ¡qué impresionante, ¿no?!. El Señor te bendiga

    ResponderEliminar
  15. Mis piernas acumulan kilómetros de paseos con Sara en nuestra época de estudiantes en Tres Cantos. Muchas conversaciones, algunas intrascendentes, otras no tanto y el recuerdo imperecedero de unos ojos llenos de vida. D.E.P.

    ResponderEliminar
  16. > Anónimo: muchas, muchas gracias por dejar este comentario aquí. Es hermoso lo que escribes, y más hermoso aún, lo que compartieras con ella, ¿verdad? El Señor te bendiga

    ResponderEliminar